SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 20 de mayo de 2018

les femmes, je le sais, ne doiven pas écrire





Une lettre de femme
Les femmes, je le sais, ne doivent pas écrire,
                               J'écris pourtant,
Afin que dans mon coeur au loin tu puisses lire
                               Comme en partant.

Je ne tracerai rien qui ne soit dans toi-même
                                Beaucoup plus beau:
Mais le mot cent fois dit, venant de ce qu'on aime,
                                Semble nouveau.

Qu'il te porte au bonheur! Moi, je reste à l'attendre,
                                 Bien que, là-bas,
Je sens que je m'en vais, pour voir et pour entendre
                                 Errer tes pas.

Ne te détourne point s'il passe une hirondelle
                                 Par le chemin,
Car je crois que c'est moi qui passerai, fidèle,
                                 Toucher ta main.

Tu t'en vas, tout s'en va! Tout se met en voyage,
                               Lumière et fleurs;
Le bel été te suit, me laissant à l'orage,
                               Lourde de pleurs.

Mais si l'on ne vit plus que d'espoir et d'alarmes
                               Cessant de voir,
Partageons pour le mieux: moi, je retiens les larmes,
                               Garde l'espoir.

Non, je ne voudrais pas, tant je te suis unie,
                              Te voir souffrir:
Souhaiter la douleur à sa moitié bénie,
                              C'est se haïr.


Marceline Desbordes-Valmore (1786-1859) 
 Poésies Inédites (1860) 
L'Aurore en Fuite. Poèmes Choisis. Christine Planté (Selección y prólogo). Éditions Points, 2010




.....................................



Las mujeres, lo sé, no deben escribir, sin embargo escribo..


Fotografía de Marceline Desbordes-Valmore a los 68 años por Nadar, 1854.
The J. Paul Getty Museum, Los Angeles
Digital image courtesy of the Getty's Open Content Program.
http://www.getty.edu/art/collection/objects/39151/nadar-gaspard-felix-tournachon-portrait-of-marceline-desbordes-valmore-french-1854/

sábado, 19 de mayo de 2018

Caja con flores


He metido las flores que hice el año pasado en una caja de cartón para transportarlas todas juntas, sin perderlas por el camino, a una pequeña movida expositiva o decorativa en Ca Vane.

Las flores, más de ochenta, hechas con capas de distintos colores de organza recortada y cosida en dolorosas torceduras para los humanos, ni por los abalorios e hilos que llevan pesan, y por eso se vuelan y pierden por ahí. Solo el alfiler que las atraviesa las retiene un poco de su ímpetu al vuelo.





El alfiler que llevan no es por sadismo: las sujetaba a la pared del estudio donde han permanecido colgadas mientras las hice hasta ahora, que se van de paseo a ver mundo y airearse.


Mientras colgaban allí, tuve la idea de hacer con hilos un vestido engarzándolas, pero no resultó el asunto y lo deseché. Ahora tengo otra idea para ellas, que ya he empezado a realizar, pero pueden irse unas semanas hasta que las necesite.






En la caja están amontonadas por capas, y al verlas así, todas apelotonadas, me gustó su aspecto visceral,  y las saqué estas fotos -y ya de paso le muestro la idea a Vane-.





Me temo que algo en la cámara les ha sacado tremebundos brillos rococós. No son tan pomposas, no. No son como señoronas de Ingres, no son madames recibiendo en su salón: son así, flores, mi señor, solo flores. Son.


miércoles, 16 de mayo de 2018

Marceline - Nadar






Nadar: Retrato de Marceline Desbordes-Valmore

1854
The J. Paul Getty Museum, Los Angeles





Digital image courtesy of the Getty's Open Content Program.
http://www.getty.edu/art/collection/objects/39151/nadar-gaspard-felix-tournachon-portrait-of-marceline-desbordes-valmore-french-1854/


68 años, Marceline



Marceline Desbordes-Valmore en su lecho de muerte, por Nadar

1859

Biblioteca Nacional de Francia

http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b10535956v.item



73, Marceline, 73 años

domingo, 6 de mayo de 2018



Hola, C., buenos días:

Acabo de hacer la transferencia por el importe de la factura de agua sin consumo. 

Estoy asombrada, porque cuando pusieron en la puerta del edificio el papel para avisar  que pasarían el día 11 de abril, creo, de inmediato puse la lectura, pues yo no estoy en el horario laboral de los lectores de contadores, y ese día precisamente, no iba a estar en ningún sitio.

Y eso que para leer el contador, dada la altura a la que está, tengo que subirme a una silla, hacer una foto del contador y luego leerlo en la foto, pues ni subiéndome a una silla alcanzo a verlo.

O sea, que los de la empresa pusieron el papel para que diéramos la lectura y no hicieron caso del mismo. 

Si tengo que llamar por teléfono para dársela, lo puedo hacer, pero a lo mejor, me van a oir.
Todo esto no va contigo, por supuesto, y no te lo tomes a mal. Es cosa mía cómo me relaciono yo con las empresas.



Me explico: 

Últimamente, como funcionaria pública, me está tocando realizar desde comienzos de marzo, y en cumplimiento de la nueva ley de contratos del sector público, la engorrosa tarea de realizar expedientes de contratación para cualquier compra que antes se hacía con una factura a la administración. Esto se une al trabajo habitual que no es poco, aunque la gente tenga el prejuicio malicioso de que los funcionarios no hacemos nada.

Y ha supuesto paralizar compras, convencer a los que necesitan comprar en la admon. que dejaran de comprar, recibir una charla y un curso, planificar económicamente, aguantar a proveedores histéricos, poner la cosa en marcha otra vez, pegarse con los programas informáticos implementados por empresas privadas que funcionan sí o no o ya veremos, pegarse con los proveedores y sus maneras antiguas -uno que no sabe hacer un presupuesto, otro que se equivoca con el IVA, otro que no para de venir a preguntar si le compramos otra silla y mientras no da sus datos...,  las facturas de GranCentroComercial que no se sabe a dónde las mandan y hay que perseguirlas...-su falta de preparación, profesionalidad y entendederas,  etc, ir improvisando según van surgiendo los interrogantes y casos.... Y todo esto con el curre habitual.  Agotador.

Así que estoy de la empresa privada hasta el moño, y no paso una, ni en mi trabajo público ni en mi vida privada: salto como un perro de presa.

Y en especial, tras tantos años de maledicencias a los funcionarios que nos hemos chupado por parte de todos esos listos, que en cuanto anuncian una crisis se olvidan de lo bien que les ha ido a ellos en "tiempos de bonanza" -los suyos- y bien dirigidos por el gobierno de turno, que anuncia medidas de ahorro congelando el sueldo a funcionarios y las pensiones a los pensionistas..., se desata la campaña de acoso y derribo al funcionariado y a todo lo público que asome oreja.

Y ahora, con esta bonita ley, que no entienden ni los que la han hecho, ¿quién está moviendo la economíaaaaaaa?
Los funcioanarios.

Sí, esos pringados privilegiados que tienen trabajo fijo y se gastan con sus sueldos el presupuesto del país mi patrriiiiaa

¿Se licita o no se licita? 
¿De dónde viene el dinero de las constructoras?
de las licitaciones que hacen las administraciones públicas... es decir: que ponen en marcha LOS FUNCIONARIOS -listillos!-

He dicho

Disculpa la disgresión. Ahora entenderás por qué tras tantos años aguantando impertinencias, he decidido exigir lo justo, ni más ni menos: que las empresas privadas sean mínimamente serias, y dejen de tocarnos los  c. con sus abusos, por mínimos que estos sean. A gritos las voy a tratar.

Con un cordial saludo